Consumos

– Algunos sostienen que en muchos casos los chicos reconocen primero algunos logos antes que varios conceptos, ¿esto podría llegar a formar una nueva forma de percepción del mundo?

- Es probable que estos objetos de deseo que uno acepta de hecho quizá porten una sensibilidad y sean una manera de pensar lo real. Los logotipos transnacionales son los grandes observadores, analistas y controladores de la vida cotidiana. No sé si llegan antes o después, pero siguen de cerca nuestras conductas y nuestros deseos.
Julián Gorodischer, autor del libro Orden de compra. Diarios de un comprador compulsivo (Editorial Marea), entrevistado por Patricio Barton en el diario Crítica.

El video que abre el post corresponde a los primeros segundos de Logorama (2009), cortometraje francés que a pesar de utilizar los logos de más de mil empresas no recibió ninguna demanda, como contó María en Espectadores. No sólo eso: algunas compañías hasta se lamentaron por no estar. Como no podía ser de otro modo, fue premiado en la reciente entrega de los Oscars. ■

10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Debe ser muy piola el libro Orden de Compra (siempre disfruté las notas de Gorodischer en Página/12). En cuanto al corto Logorama, mientras lo veía estuve esperando que pasara "algo", y me quedé con las ganas. Es una gran idea visual, es cierto, pero es una idea que se estira y no se sostiene en tantos minutos (claro, había muchas marcas para mostrar). Con hacerlo más breve, alcanzaba.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buen aporte. Por cosas como esta este blog merece estar nominado a los premios BOBs (nada que ver con bobos, verdad?) Una vez más te felicito por el tema y el enfoque. Saludos. REF

    ResponderEliminar
  4. A verlo entero ahora, siempre digo que el mayor logro de Cinematófilos es el de disparar inquietudes. Juro que no soy la abuela de Andrés. Pato

    ResponderEliminar
  5. Recomiendo verlo, Pato. En YouTube hasta hay versiones subtituladas. De todos modos coincido con Carolina: el corto se diluye a los pocos minutos, cuando queda claro que apenas se trata de una acumulación de logos.

    Lo que les pido es que en próximos comentarios paren la mano con los elogios, porque esto ya se parece a la patinada de Ibarra en Telenoche.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Si te deja más tranquilo, te cuento que entro seguido al blog (ahora político) de Quintin, quien responde apenas escribo, a diferencia de otros. Es muy divertido, ahora dice que elige a Clarín antes que a Victor Hugo. Delirante.

    ResponderEliminar
  7. A mí LOGORAMA (cuyo productor es argentino) me gusta más que EL SECRETO DE SUS OJOS. Argumentalmente es más abierto y ambiguo, además de ser un trabajo creativo.

    ResponderEliminar
  8. Nunca se me hubiera ocurrido comparar Logorama con El secreto de sus ojos, Fernando. Y no se con cuál me quedo: las dos me gustan más bien poco.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Siempre pensé que por la calle deberían haber fotografiás, pinturas, escritos de grandes o pequeños artistas... frases... SENTIDO.

    El daño que provoca la contaminación visual (de tanta basura que hay dando vueltas) al psiquismo humano es terrible.

    ResponderEliminar
  10. Andrés: la comparación de "Logorama" con "El secreto de sus ojos" es porque, simplemente, en ambas hubo argentinos involucrados. Mientras los medios de comunicación exaltaron el oscar para la película de Campanella (lo cual es comprensible, sobre todo teniendo en cuenta que el film fue muy popular), casi ignoraron al argentino productor de "Logorama". La comparación es, también, porque las veo como dos maneras distintas de entender el cine: uno ligeramente más libre, desprejuiciado y moderno que el otro.

    ResponderEliminar