Fue dicho

Hitchcock fue realmente para nosotros el caballito de batalla ideal de la política de autores: no era el guionista de sus films y había otros que hacían películas menos buenas con las mismas historias, lo que nos permitía demostrar que por lo tanto era el mejor director de cine del mundo. Y ser un autor de films equivalía a entrar en el panteón de los realizadores.
Eric Rohmer, en una entrevista realizada por Antoine de Baecque el 13 de junio de 2008 e incluida en el libro Hitchcock (1957), que Manantial edita por primera vez en castellano. El reportaje completo se puede leer en Página/12. ■

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada