Las malas películas también pueden dejar buenas ideas

Portada del VHS de 'Retrato hablado'
Estuve viendo algunas películas en VHS que difícilmente se puedan conseguir en otros formatos. Una es el telefilm Retrato hablado (1992), que puse porque actúa Jeff Fahey, un tipo que siempre garpa. El disparador es genial: Fahey se dedica a dibujar identikits para la Policía, y cuando una testigo de un crimen le describe el rostro de la persona que vió cerca del lugar de los hechos resulta que es la esposa del dibujante. A partir de ahí la historia empieza a derrapar, y se notan mucho los esfuerzos del guión por darle protagonismo a un personaje que debería ser secundario (¿qué rol puede cumplir un dibujante en la investigación policial de un asesinato?).

Pero se ve que la película tuvo algún éxito, porque unos años después hicieron una continuación. Y Retraro hablado II: manos que hablan (1995) redobla la apuesta: ahora Fahey debe dibujar el rostro de un tipo acusado de una serie de crímenes sexuales, y la única testigo es una mujer ciega interpretada por Courteney Cox. Ninguna de las dos es buena, pero ambas ratifican que el cine, por más berreta que sea, siempre deja algunas ideas. ■

4 comentarios:

  1. Y si no deja ideas se pasan buenos momentos, la película la vi y mientras la veía la pasé bien

    ResponderEliminar
  2. Y si no deja ideas se pasan buenos momentos, la película la vi y mientras la veía la pasé bien

    ResponderEliminar
  3. ¡Jeff Fahey! Un capo. Lo recuerdo especialmente en "Cuerpos malditos" (Body parts), película directo a video que también tenía una gran idea. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. La idea de "Body parts" era genial, y la película era buena. Siempre garpa Fahey en pantalla, incluso en películas bastante malas como "Temptation" (1994).

    Gracias a las dos por pasar. Saludos

    ResponderEliminar