Fue dicho

Rodé Dune sin montaje final y el resultado me perjudicó tanto que tardé tres años hasta que volví a hacer otra película. Aún hoy, todavía no lo he superado. Es una herida que no va a cicatrizar.
David Lynch, sobre el proyecto que filmó para Dino y Raffaella De Laurentiis en 1984. Esta adaptación de la novela de Frank Herbert debe ser lo más flojo de su notable filmografía. De hecho, el estadounidense quedó tan disconforme con el resultado final que cuando De Laurentiis lanzó una versión posterior para televisión, con casi una hora más y en formato de miniserie, se negó a figurar en los créditos: como director aparece el tristemente célebre Allan Smithee y como guionista, Judas Booth.

Lynch pronunció la amarga frase durante una entrevista con el crítico Laurent Tirard, publicada originalmente en la revista francesa Studio y recopiladas luego en el libro Lecciones de cine (Paidós Comunicación, 2004). ■

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada