Segunda (y última) digresión del día

Como podrán notar, acabo de agregar AdSense, el servicio de publicidad de Google. Se trata de una serie de links pagos a sitios relacionados con el contenido de este blog. Por cada click que hagan allí Google recibe cierta cantidad de plata de los auspiciantes y, de eso, me paga (al menos, eso espero) un pequeño porcentaje.

No se muy bien por qué, pero la situación me resulta un tanto incómoda. Los avisos están a la derecha, bien visibles y diferenciables del contenido propio y auténtico del blog. Si tienen ganas pueden hacer un click cada tanto. Será agradecido.

Eso es todo. Desde mañana retomaremos nuestra programación habitual. ■

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada