Blog Action Day

Blog Action DayHoy es el Día de la blogacción (traducción extraña del original Blog Action Day) en el que miles de blogs en todo el mundo se suman para involucrarse en una causa común. Para esta primera edición alguien -vaya a saber quién- decidió que el tema en cuestión sea el cuidado del medio ambiente. Yo creo que hay temas más urgentes (la pobreza, que está relacionada con las condiciones ambientales), y que el cuidado del planeta es bastante más complejo que reclamar que se dejen de talar los bosques o que se prohíba la pesca de la merluza. Pero, de todas maneras, ahí va mi pequeño aporte.

Y como este es un blog de cine hablaremos de una película: La verdad incómoda, el film sobre el tema más influyente de los últimos años y que impulsó a Al Gore para que, la semana pasada, le otorguen el Premio Nobel de la Paz. Aquí va, entonces, un breve comentario.
------------------------------------------------------

La verdad incómoda
, documental dirigido por Davis Guggenheim y estelarizado -nunca mejor utilizado el término- por Al Gore, se estrenó en mayo de 2006 en Estados Unidos, llegó aquí en noviembre y en febrero de este año ganó dos premios Oscar.

Afiche de La verdad incómoda
LA VERDAD INCOMODA (2006)
Título original: An Inconvenient Truth. Fecha de estreno: en Estados Unidos, 2 de junio; en Argentina, 23 de noviembre. País: Estados Unidos. Duración: 100 minutos. Dirección: Davis Guggenheim. Producción: Lawrence Bender, Scott Z. Burns y Laurie David. Fotografía: Davis Guggenheim y Bob Richman. Montaje: Jay Cassidy y Dan Swietlik. Música: Michael Brook. Elenco: Al Gore.

El ex vice de Bill Clinton despliega sus dotes de showman durante más de 90 minutos para alertarnos sobre los problemas del calentamiento global, una verdad incómoda de la que la mayoría de los líderes políticos no se hacen cargo (quienes la advierten, porque algunos ni eso). "¿Se acuerdan? Se suponía que yo iba a ser el próximo presidente de los Estados Unidos", larga de entrada, y despierta la carcajada de su complaciente audiencia.

Con largas presentaciones tipo PowerPoint de fondo, Gore se para ante un auditorio como un maestro ciruela y explica de manera didáctica que si no se hace algo en el corto plazo la Tierra dejará de existir tal y como la conocemos. En esta forma de narrar, más cercana al leguaje televisivo que al cinematográfico, La verdad… se parece a Fuerza Aérea Sociedad Anónima (Enrique Piñeyro, 2006). Los dos documentales son como un golpe de knockout: no importa tanto cómo fue lanzado sino qué efecto causó. Es más relevante qué se dice que cómo se lo dice.

Se pueden hallar decenas de errores, como la simpleza de algunas propuestas (librar gran parte de la responsabilidad en las acciones individuales de los ciudadanos). Se lo puede ver como el lanzamiento de una plataforma política, aunque esta idea parece tener cada vez menos fuerza. Pero más allá de estos y otros cuestionamientos* no se puede negar su contundencia. Pega duro --lo que incluye a algunos pesos pesados estadounidenses, como General Motors y Exxon Mobile-- y causa el efecto buscado en el espectador.

Porque La verdad... es, además, una arenga política, una incitación a hacer política como una manera de modificar la realidad. En el final, mientras los créditos se mezclan con consejos prácticos para cuidar el medio ambiente (del tipo "dejá el auto, caminá o salí con la bicicleta"), se lee: "Juntate con tu comunidad para hablar del tema. Enviá cartas al Congreso; si no te responden, presentate al Congreso". ■

*En Estúpidos hombres blancos (Ediciones B, 2003), Michael Moore sostiene que Bill Clinton “ha sido una de los mejores presidentes republicanos” de la historia de Estados Unidos. Y agrega: “Bush no es más que una versión algo más repugnante y malvada de lo que ya experimentamos a lo largo de los años noventa”. Para justificar estas afirmaciones enumera una larga lista de medidas tomadas por la administración Clinton, en la cual Al Gore ocupó la vicepresidencia. Aquí van sólo las relacionadas con el cuidado del medio ambiente:
  • "Saboteó el Protocolo de Kyoto al insistir en que las tierras de cultivo y los bosques se contaran en el porcentaje de reducción de emisiones por parte de Estados Unidos, lo que convertía en una broma el acuerdo (concebido ante todo para reducir la polución provocada por el dióxido de carbono procedente de coches y fábricas).
  • "Aceleró las prospecciones de gas y petróleo en tierras de propiedad federal a un ritmo que igualaba, y en algunas zonas superaba, el nivel de producción registrado durante la era Reagan.
  • "Aprobó la venta de un terreno petrolífero en California, lo que constituía el mayor acuerdo de privatización en la historia de Estados Unidos, a la vez que abrió la Reserva Nacional de Alaska a las prospecciones petrolíferas (algo que ni siquiera Reagan se atrevió a hacer).
  • "Y se ha convertido en el primer presidente desde Richard Nixon que no ha obligado a los fabricantes de coches a reducir el consumo de gasolina, una medida que ahorraría millones de barriles de petróleo al día".
Este es quizá el cuestionamiento más importante que se le puede hacer a La verdad incómoda. ¿Cuánto hizo Gore para proteger el medio ambiente durante los años en que ocupó la vicepresidencia?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada